Blog de ISTENAC

Causas de la neumonía

Causas de la neumonía

La neumonía es una infección respiratoria aguda que afecta a uno a ambos pulmones. Se caracteriza por la proliferación de microorganismos en el interior de los alvéolos.

Los alvéolos son pequeños sacos que forman los pulmones y que en personas sanas se llenan de aire con cada respiración para llevar el oxígeno a la sangre. Cuando la persona padece neumonía los alvéolos están llenos de líquidos o de pus, lo que limita la inhalación y hace que la respiración se transforme en un proceso doloroso.

La neumonía puede ocurrir a cualquier edad, pero es más frecuente en personas mayores de 65 años y niños menores de 5 años, además existen otros factores de riesgo:

  • Pacientes con enfermedades pulmonares crónicas, diabetes, mala alimentación, alcoholismo, dificultad para comer, otros problemas de salud crónicos o problemas del sistema inmunológico.
  • Personas que reciben quimioterapia.
  • Fumadores activos o pasivos.
  • Personas que no han sido vacunadas (antigripal y antineumocócica). 

¿Cuáles son las causas y los síntomas de la neumonía?

La neumonía es causada por diversos microorganismos. Los más frecuentes son las bacterias y los virus que se encuentran en el aire que inhalamos, aunque en algunos hongos también puede estar su origen.

  • Las bacterias son la causa más común. El neumococo (Streptococcus pneumoniae) es el principal bacilo causante de esta enfermedad. La neumonía bacteriana puede ocurrir por sí sola o tras un resfriado o gripe.
  • Los virus que causan cuadros gripales también pueden originar neumonía: virus respiratorio sincitial y virus de la influenza A/B. Son la causa más común de la enfermedad en niños menores de 5 años. Suele ser leve, aunque en algunos casos puede tornarse grave como el virus SARS-CoV-2, causante de la COVID-19.
  • Los hongos que la producen son: Histoplasma, Cryptococcus, Pneumocystis, entre otros;  pueden hallarse en el suelo o en los excrementos de las aves. Este tipo de neumonía es más común en personas con problemas de salud crónicos o defensas bajas. 

Sus síntomas pueden ir de leves a moderados y aparecer repentinamente, en pocas horas; o progresivamente en 2 o 3 días. Los más frecuentes son:

  • Dificultad para respirar.
  • Dolor en el pecho al respirar o al toser.
  • Tos con flema, de tipo mucosa purulenta (amarillenta-verdosa).
  •  Fatiga.
  •  Fiebre, transpiración y escalofríos con temblor.
  • Náuseas, vómitos o diarrea.
  • Malestar general.
  •  Falta de apetito.

Es importante destacar que los signos de neumonía pueden variar según la edad del paciente e, incluso, diferenciarse entre uno y otro. Los bebés pueden no mostrar ninguna señal de infección y los adultos mayores, pueden presentar síntomas leves e, incluso, tener la enfermedad sin tos ni fiebre.

Causas de la neumonía según la medicina tradicional china

Para la medicina tradicional china las enfermedades respiratorias son generadas por emociones negativas: tristeza, frustración, sensación de derrota, nostalgia y melancolía.

Cuando una persona experimenta este tipo de emociones la respiración es agitada, superficial y entrecortada, por lo que el oxígeno que llega a los pulmones es limitado y se vuelven sensibles a las infecciones.

Según la medicina china, en los pulmones (primera línea de defensa del cuerpo) guardamos nuestras penas, angustias y tristezas. Cuando éstas no son canalizadas de forma adecuada se convierten en sustancias tóxicas para el cuerpo, que al no poder ser desechadas ante la debilidad o desequilibrio de los pulmones, se acumulan y se presentan como patologías, entre ellas la neumonía

Tratamientos más frecuentes y contraindicaciones

El tratamiento para la neumonía depende de su tipo, qué germen la causa, su gravedad y los riesgos que presenta el paciente. Por lo general se recurre al uso de antibióticos que curan la neumonía bacteriana y algunos tipos de neumonía causada por hongos, pero no están indicados para sanar la enfermedad de tipo viral, tratada con antivirales.

En el caso de la neumonía bacteriana, el tratamiento inicial no siempre es el más efectivo, pues puede llevar un tiempo identificar con precisión el tipo de bacteria que causa la enfermedad y así elegir el antibiótico adecuado. Además, se debe considerar la resistencia a los antibióticos de ciertos gérmenes, más frecuentes en el ámbito donde se trate, pudiendo sobrevivir a su efecto.

Por su parte, la medicina tradicional china considera vital, en primer lugar,  escuchar las señales que envía el cuerpo, eliminar los trastornos emocionales, relacionados con la salud del pulmón y tener una buena alimentación para limpiar el cuerpo y restablecer sus funciones vitales.

Si quieres convertirte en un Especialista en Acupuntura solicita información de nuestro Máster en Acupuntura.

Avatar de ISTENAC

Acerca del autor:

ISTENAC

Ver todas las entradas por ISTENAC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR