Blog de ISTENAC

¿Cómo proteger el pulmón con la medicina china?

¿Cómo proteger el pulmón con la medicina china?

La medicina tradicional china (MTC) nació hace más de dos mil años y tiene su origen en la cuenca del río Amarillo, coincidiendo con el área del nacimiento y desarrollo de la nación China.  Fue la etnia de los Han la que concibió lo que en la actualidad se conoce como la MTC.

Se fundamenta en el Canon Interno del Emperador Amarillo (Huangdi Neijing), el primer libro médico y una de las cuatro obras clásicas de ésta práctica oriental que estableció sus teorías, como la del Yin-Yang y los Cinco Elementos, la teoría del Qi y de los Meridianos.

Es una medicina holística, el ser humano es un todo orgánico (cuerpo-entorno), con una energía vital o “Qi”. El flujo del Qi en el cuerpo depende del ambiente y de lo que ocurre dentro del organismo, cuando ese flujo se altera, se produce un desequilibrio del Yin y el Yang y aparece la enfermedad; por lo que la prevención es crucial.

En este sentido, el órgano fundamental en la energía defensiva del organismo “Wei Qi” es el pulmón, considerado como “el maestro de la energía”, pero al ser el canal de conexión entre el cuerpo y el entorno es sensible a factores climáticos que pueden debilitarlo, por lo que es necesaria su protección.

¿En qué época del año el pulmón puede verse más afectado?

El pulmón es la primera línea de defensa del cuerpo. Representa el conjunto de las vías respiratorias que incluye la nariz, la tráquea y los bronquios. Regula el Qi y la respiración.

Se le denomina “jiâo záng”, un órgano muy sensible, especialmente a la agresión de patógenos externos y los cambios climáticos. Al bajar la temperatura de forma abrupta, puede debilitarse el estado energético del pulmón y ser propenso a problemas respiratorios.

En la época entre invierno-primavera deben extremar sus cuidados. Durante las primeras semanas de la primavera el frío perdura y es frecuente la disminución repentina en la temperatura, así como la presencia de partículas en el aire (polen, contaminación, polvo) que pueden comprometer el Wei Qi.

¿Cuáles son los síntomas de un pulmón afectado?

Cuando el Qi del pulmón no fluye libremente aparecen las siguientes señales:

  • Bronquitis
  • Congestión nasal
  • Resfriados
  • Rinitis
  • Falta de aire
  • Sensación de opresión

Además, se suelen presentar otros malestares, no siempre asociados al pulmón como sobrepeso, erupciones y frío en las manos. A nivel emocional pueden aflorar la aflicción, la tristeza y el apego.

Efecto de métodos en el estado energético del pulmón

La medicina china cuenta con técnicas muy efectivas que ayudan a preservar su estado energético y están dirigidas no solo a la población vulnerable (ancianos e individuos con defensas bajas) sino a cualquier persona:

  • Xuan fei (despejar el pulmón)
  • Qing fei (purificar el pulmón)
  • Xie fei (dispersar el pulmón)
  • Wen fei (calentar el pulmón)
  • Run fei (hidratar el pulmón)
  • Bu fei (tonificar el pulmón)

Las tres primeras tareas se centran en eliminar los agentes patógenos externos, como bacterias y virus, causantes de enfermedades infecciosas.

Las restantes trabajan en tonificar el Qi del pulmón, para que cuente con la energía suficiente y pueda enfrentar futuras agresiones externas.

Recomendaciones para proteger el pulmón y prevenir enfermedades

  • Reír: al hacerlo se dilata la caja torácica y se realizan respiraciones profundas que limpian las vías respiratorias.
  • Masajear puntos vinculados con este órgano y las vías respiratorias para fortalecerlo y despejarlo, como Yingxiang (20 IG), ubicado al lado de cada una de las alas de la nariz y Feishu (13 V), situado en la parte alta de la espalda a ambos lados de la columna.
  •  Provocar la tos de forma voluntaria: al hacerlo se activa  un mecanismo de limpieza para deshacerse de mucosidad y cuerpos extraños y se potencia la capacidad de defensa del pulmón.
  • Beber agua: se requiere hacerlo con frecuencia y preferiblemente tibia. Es ideal para mejorar el estado del pulmón, al calentarlo e hidratarlo.
  • Respirar profundamente: inhalar por la nariz y exhalar por la boca con suavidad. Ayuda a purificarlo y despejarlo
  • Consumir alimentos que nutren y tonifican el pulmón: como mijo y arroz, avena en grano, verduras de raíz, perejil y beber infusiones de jengibre, orégano, tomillo, regaliz, canela, anís estrellado y menta. 

Si quieres convertirte en un Especialista en Acupuntura solicita información de nuestro Máster en Acupuntura.

Avatar de ISTENAC

Acerca del autor:

ISTENAC

Ver todas las entradas por ISTENAC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR