Blog de ISTENAC

Tipología del elemento Metal

Tipología del elemento Metal

El principio de los cinco elementos es un pilar de la medicina tradicional china, específicamente, para la acupuntura consiste en la creencia de que existen fuerzas universales –la madera, el fuego, el metal, la tierra y el agua-  que controlan las emociones, la personalidad y la salud de las personas (todos tienen un elemento que los afecta en mayor grado).

Los elementos se rigen por dos leyes o principios, una de producción y otra de dominación. Este sistema regula el equilibrio interno en el organismo de las personas, por esto cuando hay alguna alteración la acupuntura puede servir como medio para recuperar el equilibrio en el flujo de la energía o Qi.

El metal genera agua y frena a la madera, se considera sinónimo de protección, de lo sólido, lo brillante, la lealtad y la rigidez. Su estación es el otoño, su órgano los pulmones, sus vísceras el intestino grueso, su color el blanco y su emoción principal la tristeza.

Además, es un elemento asociado a la protección, se usa para construir “armas y defensas”. Recoge y guarda energía, permitiendo la comunicación entre lo interno y lo exterior.

¿Cómo es una persona del elemento metal?

Son personas muy decididas, organizadas, perfeccionistas y fuertes, pero calmadas. Además, destacan por su capacidad de actuar de forma decisiva cuando se proponen alguna meta. También trabajan de forma meticulosa, les gusta tener el control, la seguridad y no dudan en planificar su futuro. De hecho, les gusta invertir a largo plazo en todos los aspectos de su vida.

Sin embargo, el metal se asocia a la tristeza, la preocupación y la frialdad, es por esto que la gente dominada por este elemento puede sufrir de pena o melancolía, en especial cuando no tienen un equilibrio o control adecuado de su Qi.

Físicamente las personas de elemento metal suelen tener cabeza, hombros, espalda, manos y pies pequeños, así como un abdomen plano. 

¿Cuál es el órgano principal de la tipología del metal?

El pulmón, este órgano es el encargado de recoger la energía del aire y permitir su paso hasta el interior, regulando la respiración. La piel (una barrera natural del cuerpo) y el intestino grueso también son controlados por el metal, el primero brinda protección y el segundo ayuda a “soltar y guardar”.

Distintos problemas pueden afectar la energía del metal y como consecuencia la salud de las personas. En el otoño, el metal tiene una plenitud energética, esto puede afectar de forma negativa a personas con deficiencias o estancamientos en la energía de los pulmones. Un ejemplo es la sensación de nostalgia o melancolía por el clima frío y el cambio en la vegetación.

El pulmón, es un órgano muy sensible, puede estancarse por emociones de tristezas, culpas, remordimientos o preocupaciones. Manifestándose síntomas como la falta de aire o la sensación de opresión.

En estos casos, que falta fuerza vital o hay alteración en el Qi en el elemento metal, algunos problemas en el pulmón son fácilmente notables como la bronquitis, congestión nasal, resfriados, rinitis, etc. Sin embargo, otros malestares, aunque no tienen una relación visible con este órgano, están relacionados: frío en las manos, sobrepeso, eccemas, entre otros.

Con la acupuntura se puede trabajar el restablecimiento de la energía del metal para ayudar a solucionar las distintas manifestaciones físicas, ya mencionadas, o las psicologías (depresiones, desánimo o algún bloqueo emocional.)

Si quieres convertirte en un Especialista en Acupuntura solicita información de nuestro Máster en Acupuntura

Avatar de ISTENAC

Acerca del autor:

ISTENAC

Ver todas las entradas por ISTENAC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR