Blog de ISTENAC

¿Qué es el bruxismo?

¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo es un trastorno neuromuscular que consiste en apretar la mandíbula de forma inconsciente y rechinar, crujir o apretar los dientes, originando el desgaste de los mismos.

Puede suceder durante el día (bruxismo diurno) o en horas de la noche (bruxismo nocturno), aunque es más común que ocurra durante la noche, por estar relacionado con el sueño.

Aunque se desconoce su origen real, hay claras señales de que el estrés y la ansiedad, se relacionan con su aparición e intensidad.

El bruxismo afecta por igual a hombres, mujeres y niños y suele aparecer a edades tempranas, por lo general en la adolescencia (17 a 20 años) o después de los 40 años (bruxismo crónico).

Síntomas y tratamientos

Al apretar los dientes, también se ejerce presión sobre la estructura bucal, compuesta por músculos, tejidos y mandíbula y esta tensión causa:

  • Dolor e hinchazón en la articulación de la mandíbula.
  • Dolor de oído.
  • Sensación de carga y tensión muscular.
  • Dolor de cabeza.
  • Despertar con tensión en la mandíbula.
  • Sensibilidad dental, al consumir alimentos o bebidas frías, calientes o dulces.
  • Problemas para conciliar el sueño.
  • Deterioro de la salud bucal.
  • Problemas cervicales.
  • Molestias en la articulación temporomandibular (conecta a la mandíbula con el cráneo).

El tratamiento para el bruxismo es diferente en cada caso y se centra en disminuir el rechinar de los dientes, evitar el desgaste del esmalte, eliminar el dolor y prevenir posibles daños permanentes en la mandíbula. Se distinguen dos tipos de tratamientos:

  • Uso de férula oclusal o de descarga: es una protección dental, elaborada en plástico o resina que evita la lesión de los dientes. No elimina el bruxismo, solo evita el roce dental, descarga la articulación temporomandibular y reduce la afección de la musculatura masticatoria. Ayuda a eliminar el dolor de la mandíbula, de cabeza o de oídos; entre otras molestias. Se puede usar durante el día, la noche o todo el día, según la intensidad de la patología y las recomendaciones del especialista.
  • Practicar la relajación: se basa en el aprendizaje de técnicas de relajación y modificación de hábitos y comportamientos a aplicar durante el día, acompañados por ejercicios de relajación de los músculos del cuerpo para reducir y evitar los nervios, el estrés y la ansiedad.

¿Cómo ayuda la fisioterapia a aliviar el bruxismo?

La fisioterapia ayuda a disminuir los síntomas del paciente, al contribuir a restablecer el flujo sanguíneo en la zona, mejorar la función músculo-articular y reducir el dolor. Además; fomenta la autoconciencia de los factores que inciden en la aparición de la dolencia, para evitar la repetición de la enfermedad.

Trabaja manualmente para desbloquear las articulaciones (mandíbula, cuello o zona cervical), a través de la relajación de los músculos y liberando tensión en esa parte del cuerpo; también puede aplicar calor para relajar la zona o usar electroterapia, ultrasonidos o acupuntura para conseguir mejoría.

Tratamientos recomendados

  • Técnicas de terapia manual y osteopática de la articulación temporomandibular (ATM) como la relajación muscular, mediante la inutilización de puntos gatillos o técnicas miofasciales.
  • Ejercicios de fisioterapia mandibular para disminuir el dolor, tales como: ejercicios isométricos en los que la mandíbula se mantiene en reposo o ejercicios para abrir la boca con ayuda de los dedos.
  • Técnica de relajación muscular progresiva para reducir la tensión y el estrés.
  • Uso de técnicas alternativas: electroterapia, fototerapia y acupuntura.
  • Entrenamiento de la respiración diafragmática: para favorecer la relajación y evitar el estrés.

Además existen otras recomendaciones que puede seguir el paciente para mejorar los síntomas del bruxismo:

  • Aprender a controlar el estrés diario.
  • Realizar auto masajes de forma intensa y profunda en los músculos del cuello, los hombros y la cara.
  • Aplicar hielo o calor en los músculos de la mandíbula.
  • Aprender a hacer de la relajación facial un hábito, mediante la relajación constante de los músculos de la cara y la mandíbula.
  • Dormir por lo menos 8 horas diarias.
  • Beber mucha agua.
  • Evitar alimentos duros, como las nueces.

Si quieres convertirte en un profesional especializado en Osteopatía, solicita información sin ningún compromiso sobre nuestro Master en Osteopatía. ¡La formación, tu mejor inversión!

Avatar de ISTENAC

Acerca del autor:

ISTENAC

Ver todas las entradas por ISTENAC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR