Blog de ISTENAC

Técnica del vendaje funcional

Técnica del vendaje funcional

Las personas acuden a la técnica del vendaje funcional, para conseguir alivio a molestias de articulaciones como: el hombro, codo, muñeca, dedos, tobillo, rodilla, cadera o espalda. También se han desarrollado métodos para dar solución a problemáticas de índole muscular. En la actualidad tanto enfermeros como fisioterapeutas, están desarrollando este tratamiento. Veamos de qué se trata.

¿Qué es el vendaje funcional?

El vendaje funcional es un tipo de técnica de inmovilización parcial utilizada en lesiones tendinosas, musculares y de ligamentos. Se denomina “inmovilización parcial” porque el vendaje limita ligeramente la movilidad en el sentido del movimiento en que aparece dolor, de no cumplir la técnica de forma adecuada, podría agravarse la lesión.

¿Cómo se realiza el tratamiento?

Se necesita un material específico para realizar el vendaje funcional como: vendas elásticas adhesivas (tensoplast), no adhesivas, cohesivas, vendas inelásticas adhesivas (tape), pre-tape (para proteger la piel de las vendas adhesivas), lubricante, spray adhesivo hipoalergénico, tijeras, goma espuma (para proteger bordes óseos y tendones).

Las articulaciones deben de estar en posición funcional, los tendones y músculos en posición de relajación, por eso es importante tener un diagnóstico preciso médico, así como el conocimiento anatómico y biomecánico de la zona lesionada.

Se recomienda asegurarse de que la piel esté limpia al igual que las zonas de anclaje rasuradas para hacer una buena sujeción, para ello, se puede utilizar el spray. Se debe evitar las arrugas al poner el vendaje. Es importante, proteger las zonas como son los bordes óseos (maléolos tibiales), tendones (tendón rotuliano, tendón de Aquiles, tibial anterior) y zonas propensas a roces (hueco poplíteo, pliegue del codo).

Luego, se comienza con los anclajes. Normalmente se utiliza vendaje adhesivo elástico (tape) de forma circular sin tensión, para no interrumpir el retorno venoso, dichas tiras servirán como base para colocar las tiras activas, cuanto más distal más efecto de palanca tendrá. La colocación del segmento corporal siempre tendrá que ser en posición antiálgica.

Las tiras activas dependen del vendaje que se necesite en ese momento y el efecto que se pretenda buscar, pueden ser elásticas o rígidas. Con las rígidas, se debe asegurar, una mayor inmovilidad de la zona afectada. En el caso de que el vendaje sea en un deportista, será recomendable realizar una técnica mixta, para permitirle ejecutar el ejercicio sin limitación, y retirar una vez finalizada la actividad física. Se debe destacar que, las tiras de fijación permiten precisamente, fijar las tiras activas al anclaje o a la piel del paciente y no permiten que se arruguen.

Para finalizar, las tiras de cierre, permiten cerrar el vendaje, cooptando las diferentes capas. Tener en cuenta la revisión del vendaje una vez colocado para asegurar que el retorno venoso no está afectado y que la piel en ningún momento sufre lesión. El vendaje, debe durar unas 48 horas, retirarlo y si es necesario, realizarlo de nuevo las veces que se necesite.

 ¿Cuándo es conveniente utilizarlo?

Todo dependerá del tipo de lesión que presente la persona, por esa razón veamos cuando es necesario usar el vendaje funcional:

  • Roturas mínimas de las fibras musculares.
  • Distensiones de los ligamentos de primer grado y algunas de segundo grado.
  • Lesiones en los ligamentos, para aportar estabilidad a la articulación.
  • Prevención de laxitudes ligamentosas.
  • Torceduras y elongaciones de los músculos y tendones.
  • Fisuras pequeñas de los huesos largos.
  • Fracturas de costillas, neuralgias intercostales o esguinces intercostales.
  • Luego de retirar el yeso, se indica vendar la zona.
  • Descarga de tendinitis, tendinosis y fascitis plantar para evitar el movimiento que terminará produciendo la inflamación o daño del tendón.
  • Lesiones neurológicas.
  • Prevención de deformidades, como el pie equinovaro o hallux valgus, entre otras.
  • Control de edemas.
  • Prevención de lesiones repetitivas.
  • Ortopedia. 

Contraindicaciones 

El paciente siempre debe ser valorado por el profesional para evitar las siguientes contraindicaciones:

  • Lesiones graves que requieren inmovilización total.
  • Rotura ligamentosa, tendinosa o de la cápsula articular.
  • Desgarro muscular.
  • Fracturas óseas.
  • Alergia al material usado.
  • Edema muy importante.
  • Problemas en la circulación de retorno (varices).
  • Heridas en la piel, quemaduras, etc.

Si quieres convertirte en un profesional especializado en Osteopatía, solicita información sin ningún compromiso sobre nuestro Master en Osteopatía. ¡La formación, tu mejor inversión!

Avatar de ISTENAC

Acerca del autor:

ISTENAC

Ver todas las entradas por ISTENAC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR