Blog de ISTENAC

El dolor de espalda y la Osteopatía

El dolor de espalda y la Osteopatía

El dolor de espalda es algo que, tarde o temprano, nos atañe a todos. Ya sea por malas posturas, por sedentarismo, por trabajos pesados o por enfermedades que inciden directamente sobre nuestra columna, lo cierto es que es extraño encontrar a alguien que no hay padecido problemas en la zona. La osteopatía ha demostrado ser una de las disciplinas más ventajosas a la hora de tratar estas dolencias e incluso hacer que desaparezcan a largo plazo, por lo que queremos explicarte algunos puntos esenciales de la relación entre la espalda y la osteopatía.

¿Cómo ayuda la osteopatía en las lesiones de espalda?

La ayuda que presta la osteopatía en las lesiones de espalda es, principalmente, la de no centrarse en el foco del dolor. Sí, cuando acudes con un dolor intenso quieres que te lo alivien lo antes posible, pero es mucho mejor que se vaya al origen, se cure el problema y se te ahorre el tener que padecer una y otra vez el mismo problema.

La osteopatía va a buscar en un primer momento el foco del problema. Este puede encontrarse en la columna, pero también puede ser consecuencia de síntomas psicosomáticos y otros muchos tipos.

Así, puede que la osteopatía requiera de más sesiones que otras disciplinas, pero, al final, lo que conseguirá el paciente es librarse de una vez por todas de esos problemas de espalda que seguro que ha tenido durante bastante tiempo, algo que hay que dejarle claro en todo momento.

¿Qué es el dolor de espalda?

El dolor de espalda es el que se concentra en algunos de los puntos por los que discurre la columna vertebral. No son pocos, y es que se pueden localizar problemas en las cervicales, las lumbares o en zonas intermedias de las dorsales.

Lo anterior es solo algo muy general, ya que hay muchas más zonas en la espalda que deben ser conocidas por el profesional. Ahora bien, el problema, aunque se manifieste en la espalda, puede no estar ahí.

Solo hay que imaginar casos como los problemas de ansiedad o estrés que se prolongan en el tiempo. Pero incluso hay problemas del sistema digestivo que tienen su reflejo en la espalda, una casuística que amplia enormemente el abanico de problemas al que se enfrente el paciente y que debemos tomar en consideración en todo momento.

¿Por qué se lesiona la espalda y qué zonas lo hacen con mayor frecuencia?

La espalda se lesiona porque está siempre en uso. Parece esto una banalidad, pero la verdad es que la columna es la encargada de mantenernos erguidos en colaboración con la musculatura que la rodea.

Su trabajo no es poca cosa y puede verse dañado por muchos motivos. Por ejemplo, no tener una higiene postural adecuada terminará haciendo mella en la espalda. También el sobrepeso e incluso problemas en la forma de caminar y correr van a tener un reflejo inmediato en forma de lesiones de espalda.

Entre las zonas que suelen lesionarse con una mayor probabilidad, tenemos las lumbares y las cervicales. En el caso de las segundas, los trabajos de horas frente a una pantalla con la consiguiente rigidez de cuello y hombros son una explicación del motivo por el que se producen, aunque siempre puede haber otras muchas.

¿Qué relación tiene la columna con el resto del cuerpo?

Como experto en osteopatía, ya te habrás ido dando cuenta que hemos señalado que hay muchas partes del cuerpo que acaban creando problemas en la espalda.

Para que te hagas una sencilla idea, caminar mal o los problemas en el aparato digestivo terminarán dando síntomas en la espalda. Así, lo que el paciente al principio señala como un simple dolor de espalda, puede ser algo más grave o que, al menos, provenga de un punto que no se encuentra en la columna vertebral ni en su musculatura.

¿En qué consiste una sesión de osteopatía?

Si partimos justo del párrafo anterior, la osteopatía va a partir de esa visión. Es decir, una sesión de osteopatía comenzará con preguntas acerca de los hábitos de vida del paciente, de posibles afecciones que pudiesen guardar relación y de un análisis pormenorizado del tipo de dolor que siente quien acude a una clínica.

Es muy normal ver la sorpresa reflejada en el rostro de quienes acuden con un dolor de espalda y reciben un primer masaje en la zona abdominal, pero es que, como hemos dicho ya, ambos puntos están relacionados.

Una vez detectado el origen del problema, la sesión de osteopatía se basa en trabajar las zonas blandas y duras de varias partes del cuerpo que están interconectadas. El proceso se lleva a cabo con masajes, lo que a muchos le recuerda a la fisioterapia, aunque esta no aborda el problema con la globalidad que sí debe tenerse en cuenta en cualquier clínica de osteopatía.

Si quieres convertirte en un profesional especializado en Osteopatía, solitia informaicón sin ningñun compromiso sobre nuestro Master en Osteopatía. ¡La formación, tu mejor inversión!

Avatar de marco Soto

Acerca del autor:

marco Soto

Ver todas las entradas por marco Soto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR