Blog de ISTENAC

La Naturopatía como forma de vida

La Naturopatía como forma de vida

El cuerpo puede sanar por sí mismo, y, si no lo consigue, siempre podemos darle una ayuda en forma de los regalos que la naturaleza nos hace a través de distintas sustancias. Esta es la idea que tiene la naturopatía, una ciencia que a veces se confunde con la homeopatía, pero que va mucho más allá abarcando a esta última y a otra gran cantidad de prácticas capaces de mejorar la salud. En definitiva, la naturopatía es un estilo de vida, una forma de relacionarnos con el mundo.

Los principios de la naturopatía

La medicina natural está rodeada de un gran número de mitos y leyendas, pero el trabajo que hay tras ella está pensado en exclusiva para hacer que la vida de muchas personas tenga unos niveles de calidad mucho más altos.

Los cursos sobre naturopatía que hoy se imparten en centros como el nuestro están basados en la sabiduría acumulada durante milenios. La medicina convencional ha intentado monopolizar un discurso de sanación que nuestros antepasados conocían a la perfección y que nos han legado a través de un gran esfuerzo de conservación.

Poner en práctica la capacidad que el cuerpo tiene de sanarse, aprovechar los remedios elaborados con productos naturales que todos tenemos cerca o poner en práctica un estilo de vida natural que mejore las condiciones del cuerpo y la mente son algunas de las cosas que convierten a la naturopatía en un estilo de vida que va más allá de la simple medicina para tratar enfermedades.

La fitoterapia

Dentro de todas las prácticas que componen la naturopatía, es muy posible que la fitoterapia sea su gran fundamento. Como a lo mejor ya sabes, este estudio se centra en buscar las propiedades medicinales que tienen las plantas que tenemos cerca.

Antes te dijimos que la sabiduría sanadora se ha legado a lo largo de generaciones, y la fitoterapia es un buen ejemplo. El empleo de hierbas y plantas como la manzanilla, la tila, la hierba luisa o el diente de león es algo que se hace desde tiempos inmemoriales y que no ha cambiado en absoluto hasta nuestros días.

Pero hoy ya no tenemos que hacerlo de forma intuitiva. Mejor basar la fitoterapia en ese conocimiento que nos han legado nuestros mayores, pero combinándolo con las certezas que hoy conocemos.

Así se pueden crear remedios mucho más eficaces en cuanto a su posología y uso. Las hierbas, además, no tienen que ser únicamente un recurso para cuando nos encontramos mal y deseamos recuperarnos. Las hierbas y plantas medicinales deberían ser parte de la vida de todos incluyéndose en una dieta que no olvidase nunca que lo natural puede aportar grandes beneficios en cualquier caso.

Algunas de las bioterapias más importantes

Aquí entran en juego otra serie de prácticas que también forman parte de la naturopatía. Nos referimos, por ejemplo, a la homeopatía, que se ha convertido en una de las terapias más populares dentro del sector.

La homeopatía se basa en un principio que ya conocían los médicos de la antigüedad, y es que el veneno puede curar si se administra en una dosis justa. Además, esta bioterapia pone en práctica el principio de los semejantes haciendo que sustancias que son dañinas actúen de forma efectiva en dosis adecuadas.

Lo mejor de la homeopatía es que ha diseñado un método a largo plazo libre de efectos secundarios y que le permite al organismo crear mecanismos de respuesta con los que poder enfrentarse a futuros problemas. No lo olvides, el objetivo de la naturopatía no es sanar en un momento determinado, si no conseguir que tu estilo de vida sea el que te mantenga completamente sano.

Pero la homeopatía no es la única bioterapia que te vas a encontrar en esta disciplina. El uso de oligoelementos es otra práctica que se ha puesto muy en boga en los últimos tiempos por su efectividad.

Los oligoelementos son los principios fundamentales de la vida y la alteración de sus niveles son los que provocan problemas de envejecimiento e incluso enfermedades. De esta forma, muchas personas necesitan restablecer sus niveles para que su cuerpo pueda enfrentarse a ese desafío que es la vida con la garantía de tener las herramientas necesarias para salir adelante.

Y nos hemos dejado atrás otras prácticas como las flores de Bach o las sales de Schüssler, terapias que también están convirtiéndose en el pilar de la forma de vida de muchas personas que han descubierto que lo natural tiene la llave para sanarles y hacer que disfruten de una vida más feliz.

En definitiva, la naturopatía no va a curar la enfermedad y nada más, se dirige de un modo holístico a rediseñar los hábitos que tenemos para convertirse en una forma de vida de la que la salud será una consecuencia más.

Si quieres ser especialista en Naturopatía y ampliar tus conocimientos, solicita información sin compromiso sobre nuestro Máster en Naturopatía ¡Diferénciate profesionalmente!

Avatar de marco Soto

Acerca del autor:

marco Soto

Ver todas las entradas por marco Soto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR